jueves, 14 de agosto de 2014

Los Terrenos de la Maestranza Chinchorro deben ser para Barrio Civico-Cultural y No para almacenar contenedores

Sabido es que la actividad portuaria en Arica, principalmente el movimiento de carga  está creciendo a gran ritmo, y que en virtud de aquello la EPA-Empresa Portuaria de Arica- encargó la construcción de una ZEAP, Zona de Extensión Actividad Portuaria en el sector del Parque Puerta de América a la entrada de Lluta, donde se destinará la transferencia de carga intermodal, de manera de descongestionar la cantidad de contenedores que se apilan cada vez más alto, en la poca superficie del puerto ariqueño.
También es sabido que el puerto ariqueño a diferencia de otros puertos del país, asume un compromiso de Estado, cuando se trata del cumplimiento del Tratado de Paz y Amistad de 1904  con nuestro vecinos bolivianos, donde entre otras posiciones reconoce en  favor de Bolivia y a perpetuidad “el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico”. En ese sentido Bolivia goza principalmente de  facilidades de almacenamiento, entre otras excepciones. Esta situación hace que el puerto de Arica distribuya menos carga en mucho mayor superficie (m2), a diferencia del puerto de San Antonio-por ejemplo-que distribuye mucho más carga en menos m2 de áreas de almacenaje.

Hasta ahí, diríamos que el término de la  construcción de la ZEAP es  una gran noticia, ya que resolvería en parte la gran congestión de camiones que atochan las vías urbanas esperando su ingreso al puerto, y ni hablar del peligro que significa mantener una gran cantidad de contenedores en las zonas de almacenaje, donde ante un fuerte tsunami se convertirían en verdaderos misiles que destruirían edificaciones en el centro de la ciudad. Pero la mala noticia, la entregó el actual gerente del FCALP en una presentación que hizo en “Visión Regional” que indicó que la utilización de la ZEAP debe esperar el resultado de la demanda boliviana a Chile ante La Haya y que mientras tanto se evalúa destinar otras áreas para el almacenaje de contenedores, como serían los terrenos de la antigua Maestranza Chinchorro.
Esta noticia fue una verdadero balde de agua fría,  para quienes promovemos ese terreno y ese lugar como un sitio estratégico y de interés regional para el desarrollo urbanístico de Arica. Esa motivación hizo que el Consejo Regional anterior declarara a EFE la voluntad de enajenar en favor de Arica y Parinacota dichos terrenos, para instalar entre otros elementos la “nueva centralidad de Arica”, donde se instalaría  el barrio cívico, para ubicar todos los servicios públicos, y atendiendo la riqueza patrimonial con los vestigios de la cultura chinchorro  encontrados, se convierte en el principal lugar para instalar el Centro Patrimonial y Museo Chinchorro y un parque temático de la misma Cultura, motivado por los impresionantes hallazgos encontrados en dicha zona.

 La comparación de las imágenes es elocuente, comparar una imagen objetivo donde se muestra el impacto que significa para el desarrollo urbano de Arica un barrio cívico y cultural versus destinar dichos terreno a seguir apilando contendores, como “murallones” que ya llegan fácilmente a 6 y 7 pisos, imagen que ya se aprecia en varios sectores de la ciudad.

Me declaro en estado de alerta ante esta situación, y los invito a pronunciarse desde ahora respecto a porque solo los ariqueños y ariqueñas debemos seguir pagando los costos sociales y un perjuicio a nuestra calidad de vida, debiendo postergar nuestras  legítimas aspiraciones de embellecer y desarrollar grandes obras  en nuestra ciudad, por dar  cumplimiento a un tratado que le corresponde a todo el Estado de Chile.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

©2009 Juan Arcaya Puente | Template Blue by TNB