jueves, 13 de septiembre de 2012

ACOGER NUESTRA HISTORIA: La transhumancia en la frontera.

Artículo Revista Mensaje de  José Tomás Vicuña, S.J.
Director Arica de Servicio Jesuita a Migrantes y Refugiados.

Por razones de salud, educación y comercio ha
un movimiento continuo en nuestra frontera
norte. No es una migración a Chile, pero desde
nuestro sentido de superioridad y alteridad, sentimos
que son los otros los que vienen.
Para comprender la migración en la frontera norte de Chile hay que mirar a los primeros habitantes de esta macrozona. La migración comenzó cuando no había fronteras geopolíticas y se vivía desde la transhumancia. Se puede apreciar vestigios de intercambio recíproco en la zona desde el 3.000 a.C.. Por milenios, el patrón de conducta de los habitantes del sur andino fue ir de un lugar a otro, de ida y vuelta, intercambiando cultura, objetos, alimentos, sembrando y cosechando.
Este intercambio, que manifestaba un vínculo entre los habitantes del sur andino, si bien ha continuado hasta estos días, hoy lo llamamos migración y lo sentimos como una amenaza. El proceso de chilenización de la zona norte de Chile llevó a negar nuestra historia y a ver al otro como alguien ajeno y amenazante. La construcción de la identidad en esta zona, post Guerra del Pacífico, se realizó desde los héroes militares, una identidad nacional por sobre la geográfica, acompañada de un sentido de superioridad sobre el vecino (“ganamos” la guerra). Quizás este proceso de negación fue llevando a que la transhumancia pasara a ser llamada migración, que el intercambio regional se manifestara como “vienen a buscar trabajo”, y que menospreciáramos a quien viene de Bolivia y Perú (países participantes de la guerra), mas no a colombianos o ecuatorianos.

Mirar Las Personas
Podríamos decir que hasta el día de hoy vivimos la transhumancia en esta zona, ya que solo en 2011 casi cinco millones de personas emplearon el paso fronterizo Chacalluta. Ese año más de 70.000 personas cruzaron por cinco o seis días a Arica bajo el “Convenio Arica-Tacna”. La mayoría de ellos, y aun cuando la norma no lo permita, vino en busca de trabajo. El Estado chileno ha propiciado políticas que fomenten la acogida inmigrantes, pero hemos detectado que en varios casos existe desconocimiento —sea por parte de los funcionarios públicos o sea de los propios inmigrantes—, desconocimiento que en algunos casos es acompañado por discriminación, por parte de los primeros. Si bien el Servicio de Salud en el norte chileno representa un considerable gasto en la atención a inmigrantes, poco y nada se dice en esta zona sobre los chilenos que cruzan cada semana a atenderse en los hospitales públicos de Tacna. La percepción chilena es que “los otros abusan”, mientras que “nosotros nos atendemos”. Sin embargo, en ambos casos hay uso de un servicio público. Más aún, el de los inmigrantes en Chile se promueve por medio de las acciones de integración. Entonces, ¿lo queremos promover, pero no ejercer? En el ámbito educacional, solo el 4% de los estudiantes primarios y secundarios en Arica son extranjeros. Una cifra menor a la percepción. El 90% lo concentran bolivianos y peruanos, pero a la vez encontramos nacionalidades tan disímiles como suecos, venezolanos, nigerianos, paraguayos y estadounidenses, entre otros. En la educación universitaria, la Universidad de Tarapacá ofrece la beca transfronteriza para alumnos de los países vecinos, pero Chile no es el único que acoge a extranjeros en esta zona. En Bolivia, especialmente en La Paz y en El Alto, estudiantes peruanos asisten a universidades del país altiplánico, sobre todo en carreras del área de la salud.

Un tercer ámbito de intercambio es el comercio. Habitantes de los tres países cruzan fronteras para comprar productos y luego ser vendidos en sus países de origen. El comercio en Tacna se ve muy favorecido con los chilenos que cruzan, especialmente en día sábado, para hacer cosas tan diversas como confeccionar poleras, comprar artículos electrónicos o disfrutar de la gastronomía peruana. Mención especial merece el puerto de Arica (TPA), donde sus ventas provienen de Bolivia en un 70%. Salud, educación y comercio son solo tres ejemplos de intercambio y movimiento continuo entre los habitantes de la trifrontera. No es una migración a Chile, sino un desplazamiento constante entre los habitantes de la zona. El problema radica en que en Chile negamos estos patrones de conducta y desde nuestro sentido de superioridad y alteridad, observamos como que los otros vienen. sacar provecho Es de prever que estos patrones continuarán y se profundizarán. Paradójica resulta la discriminación en Arica hacia el inmigrante, en circunstancias de que los propios ariqueños migran hacia el sur en busca de trabajo en las mineras. Este sector ofrecerá más de 70.000 empleos en los próximos ocho años, mientras que el Instituto Nacional de Estadísticas estima que la población en la XV Región seguirá decreciendo .
Dirigentes de la Cámara Chilena de la Construcción en Arica estimaron para esta zona un déficit de 1.500 trabajadores en la construcción5. En los valles, en tanto, los chilenos no quieren trabajar, lo que quizás sea una muy buena noticia para los empleadores chilenos ya que en un estudio realizado el 2011 a empleadores de Azapa expresaba que el 82% encontraba la mano de obra extranjera más productiva que la chilena6 . Una medida que ayudaría a regularizar el mercado laboral en esta zona sería eliminar la anacrónica normativa que no permite contratar a más de un 15% de mano de obra extranjera. Esta acción, acompañada de una reducción en los costos de las visas y mayor flexibilidad para el período de contrato (la visa sujeta a contrato debe ser por un año, algo no acorde a temporadas obreras y agrícolas), permitirá una formalización de los trabajadores, que el Estado hoy desea pero no facilita. ¿Bajarán los sueldos formalizando a trabajadores extranjeros? La mayoría de los estudios empíricos del mercado laboral concluyen que los inmigrantes tienen poco o muy limitado impacto en los sueldos y niveles de empleo de los trabajadores locales, aun en el caso de los trabajadores de semejantes niveles de educación formal y habilidades Tales estudios econométricos se basan en el hecho de que los inmigrantes tienden a llenar nichos muy específicos en el mercado laboral, los cuales han sido generalmente abandonados por los trabajadores locales. La chilenización llevó a concebir Chile desde el paso Chacalluta hacia el sur, pero las fronteras delimitan espacios nacionales, no patrones conductuales humanos.

En la zona norte de Chile creemos que “tenemos migrantes”, cuando en realidad “somos migrantes”. Las delimitaciones geopolíticas no pueden eliminar los patrones de conducta observados por milenios. Se valoran los pasos dados, pero quizás lo principal es reconocer nuestra discriminación arbitraria y mirar como una oportunidad y no un problema la diversidad que presenta Arica. La diversidad cultural presente en Arica puede dar pie a potenciar el turismo a través de la gastronomía, artesanía y la música; ocupar las plazas laborales que los mismos ariqueños han dejado (los más jóvenes migran y los extranjeros ayudan a rejuvenecer la población).
Recientemente se publicó que la XV región fue de las de menor crecimiento en los últimos 10 años. Lo anterior debiera ser acompañado por una sensibilización a la población sobre las raíces de nuestra discriminación hacia algunos vecinos. Dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Chile es de los que tienen menor porcentaje de inmigrantes en relación con la población total9, pero tenemos la sensación de “que nos invaden”. Incluso todavía Chile está bajo el promedio mundial estimado por la Organización Internacional para las Migraciones, OIM (2,14% vs. 3,1%), aunque en la XV Región el porcentaje de inmigrantes respecto a la población total es el 6,14%. Por ello es imperante tomar el contexto de cada zona para la nueva ley migratoria. Ya en 2003 la OIM planteaba que “Chile nunca ha tenido políticas claras de migración. Estas han sido más bien producto de coyunturas sociales y han estado marcadas, según se desprende de documentos oficiales, por consideraciones racistas que tenían como fin dotar al país de una estructura cultural, social y económica superior”10 . Es momento, entonces, para comenzar a legislar la nueva ley de migraciones, pero mirando los contextos que se vive en cada zona. El norte de Chile está marcado por una transhumancia constante. Además, la legislación no debe mirar solo a los que vienen, sino también al millón de chilenos que vive fuera (¡casi el triple de los inmigrantes en Chile!). En Arica fluye sangre mixta por nuestras venas, más allá de tratados, demandas internacionales o prejuicios. Lo citado por la OIM debiera hacernos humildes para no pretender una migración selectiva, lo que sería una nueva negación de contexto. La crisis europea aumentará la inmigración en nuestro país. Seamos acogedores y realistas. MSJ
 
sjm.josetomas@gmail.com


 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

©2009 Juan Arcaya Puente | Template Blue by TNB