martes, 17 de julio de 2012

Hay un plan B para que se elijan a los cores en noviembre 2013

"Falta voluntad política para lograr más descentralización"
En materia de descentralización, queda mucho paño que cortar en el país para que el poder política, económico y social desaparezca de Santiago. Ese mismo diagnóstico es el que tiene Heinrich von Baer y que lo ha llevado por años a luchar para lograr un equilibrio entre la capital y el resto de las regiones.

Aunque vino a una actividad académica, el presidente del Consejo Nacional para la Regionalización y Descentralización de Chile (Conarede) conversó con La Estrella de Arica sobre los esfuerzos que se deben hacer y qué falta para lograr ese equilibrio que pregona.

-¿Por qué si Chile es un país tan centralizado como lo es, en lo político, en lo económico, en lo académico, cultural, por qué siendo esta una realidad, no se ha avanzado?
Hay tanto trabajo, tanto esfuerzo y tanta frustración porque hay poco avance efectivo y real en material de regionalización y descentralización. Nosotros hemos hecho un análisis y hemos llegado a la conclusión que lo que falta es voluntad política para cumplir lo que en tiempos pre-electorales se promete, por las candidaturas de todo el espectro, pero también falta conocimiento para saber de qué se trata la descentralización; y por último falta una política de Estado, no una política de gobierno, sino que una política de Estado, de horizonte de largo plazo, generacional más que electoral; y que fije la meta a la que Chile quiera llegar en su proceso de descentralización.

-Falta conocimiento calificado, porque unos hablan de descentralización pensando sólo en cambios cosméticos del modelo centralizado actual, que ya no da para más. Otros piensan en un estado federal, para lo cual -en nuestro análisis- Chile no tiene masa crítica, demográfica y económica suficiente para justificar la complejidad y el alto costo de un estado federal. Nosotros nos inclinamos por un modelo intermedio que se llama el "estado regional", que significa mantener la esencia del estado unitario y todo el resto descentralizado.
-Cuando no hay respuestas que se generan oportunas y anticipadamente desde el sentir de la ciudadanía, de las regiones, las cosas se acumulan como una caldera y revientan. Eso da cuenta de lo degastado que está nuestro sistema de representación.

AGENDAS
-Nosotros como Conarede estamos trabajando en una nueva agenda descentralizadora, que tiene una agenda corta y otra agenda de futuro. La agenda corta se focaliza en lograr el perfeccionamiento y avance expedito de los dos proyectos de ley que en septiembre de 2011 fueron enviados a trámite legislativo, que son el de la elección directa de los consejeros regionales (cores) y el proyecto de ley orgánica de administración regional, que significa el traspaso de competencias a los gobiernos regionales y el fortalecimiento del rol y de la presidencia del consejo regional. Ambos proyectos forman parte del programa de los anteriores gobiernos y del actual gobierno, pero que recién se enviaron el año pasado a trámite legislativo, por la demasiada demora en el diseño de los proyectos, que son complejos; además que no se les fijó urgencia.

-Hay una demora excesiva, que en el caso de la elección democrática de los cores, se viene prometiendo desde el año 1999 y que todos los candidatos han prometido. El actual gobierno comprometió textual que "implementaremos la elección directa de los cores", pero eso de implementar no es sólo diseñar el proyecto sino ponerlo en práctica.
Eso habría significado, y era el compromiso, que con ocasión de octubre de 2012, la ciudadanía de regiones podía elegir por vez primera sus consejeros regionales en forma coetánea a la elección municipal. Y esto es importante porque Chile no resiste más de dos ciclos electorales, uno político nacional, léase elección presidencial y parlamentaria, y otro territorial, léase municipal y regional. O elegimos consejeros regionales en forma directa ahora en octubre de 2012, de lo contrario no vamos a perder un mes o un año, sino un cuatrienio completo.

-Ese plazo ya reventó, porque además de aprobarse la ley, que es orgánica constitucional, necesita pasar al Tribunal Constitucional, luego al Servicio Electoral y ya no se alcanzó, no se cumplió y eso es grave. Es una nueva frustración para las personas que viven en regiones. Tenemos una suerte de plan B, a que por única vez, por excepción, se elijan consejeros regionales en noviembre del próximo año en forma simultánea a la elección presidencial y parlamentaria.
¿Por qué?
Porque siempre la atención política se centra en la elección presidencial, entonces quién se preocupa hoy del financiamiento del municipio, de la modernización del municipio si tenemos una elección municipal ad portas y con un clima contagiado a la próxima elección presidencial. Ahora la elección municipal se va a usar y abusar como predictor de la presidencial del próximo año.

Por eso proponemos que sea por única vez, para que no se pierdan cuatro años; y eso significaría una reforma constitucional que extiende el mandato de los actuales consejeros regionales en un año más, y a los que resulten electos en noviembre del próximo años, si apuramos en tranco del proyecto, acorte el mandato de los que sean electos en un año, para que luego entremos en estado de régimen el 2016, cuando sea la próxima elección municipal.

-Todas las regiones necesitan una política de Estado, donde se invierte la pirámide, con un nuevo trato entre el estado central y las regiones, en que las políticas públicas se diseñan y focalizan a través de las demandas de la ciudadanía y no a través de la inspiración de las autoridades centrales de turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

©2009 Juan Arcaya Puente | Template Blue by TNB